¿Cómo afecta al transporte la nueva obligación de registrar la jornada de trabajo?

¿Cómo afecta al transporte la nueva obligación de registrar la jornada de trabajo?

El Boletín Oficial del Estado del pasado 12 de marzo publicó el Real Decreto-ley 8/2019, de medidas urgentes para la protección social y de lucha contra la precariedad laboral en la jornada de trabajo. En el citado texto legal se introducía una novedad en materia de regulación de la jornada laboral: la obligación, por parte de la empresa, de efectuar un registro de la misma, que deberá incluir el horario concreto de inicio y finalización, y la suma horaria total mensual. Una obligación que entró en vigor este 12 de mayo de 2019.

De esta forma, la empresa deberá conservar los registros de jornada durante cuatro años y mantenerlos a disposición de las personas trabajadoras, de sus representantes legales y de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social. Asimismo, se regula una nueva infracción en caso de transgresión de la obligación por parte de la empresa de efectuar el registro de jornada.

El control se debe aplicar a todos los trabajadores con contrato laboral convencional sometidos al Estatuto de los Trabajadores. Por ley, solo las personas con contrato de alta dirección (aunque su contrato bilateral específico también pueda obligarlas) y los autónomos no están obligados. Si la empresa cuenta con representación sindical (comité o delegados), lo aconsejable es la negociación con ella para determinar el modo de implementar la obligación lo antes posible.

Empresas de transporte

La obligación de registro de la jornada diaria de trabajo ya existía para el sector del transporte por carretera desde el año 2007 en virtud del Real Decreto 1561/95 sobre regulación de las jornadas de trabajo en el sector del transporte. A este respecto, Fenadismer recuerda que el uso del tacógrafo es válido como registro de la jornada de trabajo de los conductores profesionales, ya que dicho aparato garantiza la fiabilidad e inviolabilidad de los datos registrados, debiendo conservarse los datos del tacógrafo durante 4 años, a fin de poder comprobar la correcta cotización a la Seguridad Social de los conductores asalariados.

Sin embargo, para el resto de empleados que trabajen en la empresa sí es necesario establecer un sistema o mecanismo de registro de su jornada diaria, que puede realizarse mediante formato electrónico con un sistema de fichajes, o bien manualmente en un documento con la firma del trabajador.

El Real Decreto Ley también contempla el régimen sancionador aplicable a la nueva obligación, estableciendo que el incumplimiento de la obligación de registro de la jornada diaria de trabajo se considerará infracción grave, sancionable con multa entre 626 euros y 6.250 euros.