¿Cómo es el Tesla Semi 'cazado' en una prueba en conducción urbana?

¿Cómo es el Tesla Semi 'cazado' en una prueba en conducción urbana?

Tras varios retrasos, el Tesla Semi Truck fue presentado oficialmente hace apenas dos meses en Los Ángeles. La presentación del prototipo generó una gran expectación, ya que se trataba del primer camión eléctrico de la compañía de Elon Musk. 

Aunque este nuevo camión 100% eléctrico, que promete cargar hasta 36 toneladas y una autonomía de 800 km, no comenzará a producirse hasta 2019, ya ha recibido más de 1.200 pedidos de empresas interesadas en adquirirlo. UPS, con 125 unidades reservadas, y Pepsi, con 100, son las compañías que han realizado el mayor pedido hasta la fecha. 

Además, otras 15 empresas como Walmart o Anheuser-Busch —propietaria de la marca Budweisser— también han encargado varias unidades del camión eléctrico de Tesla, cuyo precio oscila entre los 150.000 y 200.000 dólares, y para poder hacer la reserva se debe dejar una señal de 5.000 dólares. 

¿Pero cómo es el Tesla Semi real?

En noviembre, ya vimos en Top Truck qué aspecto tenía el prototipo del camión eléctrico de Tesla. Aparte de las imágenes de prensa, el único vistazo que pudimos echar del camión de Tesla fue con unas condiciones de iluminación poco propicias en la presentación.

Sin embargo, ahora podemos ver los avances que está haciendo la compañía estadounidense en el desarrollo de su Semi, gracias a un vídeo-espía —que tiene más de 400.000 visualizaciones en apenas una semana— grabado en Sunnyvale (California) a medio camino entre la sede de Tesla en Palo Alto y su factoría de Fremont, en el que le se puede ver con un leve camuflaje que le proporciona una pintura negro mate.

En las imágenes, y gracias al acelerón que da el conductor de pruebas, se puede oír el ruido que hacen sus cuatro motores con un total de 1.032 CV, por muy eléctricos que sean… A pesar de que el vídeo es bastante corto, y el camión mueve bastante rápido, se pueden apreciar los cambios que está sufriendo para convertirse en una unidad de producción homologada. 

​Así, aunque mantiene su aspecto revolucionario y futurista, se pueden ver los grandes espejos retrovisores que no tenía en su lanzamiento, algo obligatorio en EEUU y en países europeos como España. La inclusión de los espejos es interesante porque tal como se describió su cabina, iba a tener unas cámaras que cumpliesen esa función, para evitar la penalización aerodinámica que suponen los espejos. 

Aunque esto no supone que vaya a perder esta funcionalidad, sí demuestra que, al menos hasta ahora, la legislación en EEUU obliga a llevarlos independientemente de las tecnologías que puedan sustituirlos. Habrá que ver si más adelante, las leyes dan un giro para eliminar los espejos, tal como hizo Alemania con la obligatoriedad de llevar las manos en el volante, para facilitar la conducción semiautónoma del Audi A8 y que próximamente ofrecerá Mercedes en su Clase S.

Carrera por el camión eléctrico

Habrá que ver si en los próximos meses se realizan nuevas reservas del modelo Semi y si Tesla es capaz de cumplir los plazos de producción que ha anunciado. Mientras tanto, otras marcas también se han sumado a la carrera del camión eléctrico y han lanzado sus propios modelos. 

Por ejemplo, el eCanter de Fuso, que se presentó en diciembre de 2017, tiene una autonomía de 100 km/h y una capacidad de carga de hasta tres toneladas. Por otro lado, Nikola y Bosch trabajan en el desarrollo de dos camiones eléctricos, el One y el Two, que funcionan con pila de combustible por hidrógeno y que saldrán al mercado en 2021.

Pero ahí no queda todo. Volvo acaba de anunciar que lanzará al mercado sus primeros camiones eléctricos a partir de 2019. Aunque las primeras unidades no se pondrán a la venta hasta ese año, el fabricante sueco ya ha escogido algunos de sus clientes de referencia para que puedan operar con varias unidades de esta nueva flota este mismo año. Por el momento no se han facilitado datos acerca de los vehículos.