El Gobierno mantiene el sistema de módulos para autónomos en 2018

El Gobierno mantiene el sistema de módulos para autónomos en 2018

Como ya contamos en TOP TRUCK, el sistema de tributación de autónomos por módulos se mantendrá como hasta ahora en 2018. La decisión del Gobierno de prorrogar un año más el límite anual de facturación para poder continuar acogido al régimen de módulos de IRPF e IVA este ejercicio quedó publicada en el BOE el pasado 30 de diciembre.

Dicha prórroga se recoge en el Decreto ley 20/2017 de 29 de diciembre, por el cual los transportistas autónomos que en 2017 no superasen el límite de facturación de 125.000 euros podrán continuar acogidos al régimen de módulos de 2018. De no haberse efectuado dicha prórroga, miles de autónomos se habrían visto obligados a salir del sistema de estimación objetiva (también conocido como ‘módulos’), especialmente del sector del transporte.

Tras la reforma fiscal de 2015, y aprobada para 2016, para continuar en el régimen de módulos, se redujo de forma importante el límite máximo para estar acogido en el caso de autónomo del transporte por carretera, ya que quedó establecido en 125.000 euros (frente a los 250.000 de antes), siempre que la facturación se hiciera en más de un 50% a empresas o profesionales.

La misma regulación decía que, a partir de 2018, los transportistas que facturaran más de 75.000 euros a lo largo de 2017 no podrían seguir acogidos al régimen de autónomos en este 2018. Sin embargo, la prórroga aprobada por Hacienda permite, como decíamos, acogerse al régimen de módulos durante este año a los transportistas que en 2017 hayan superado esos 75.000 € de facturación anual, hasta los 125.000 euros como máximo.

Tributación mediante estimaciones

Bajo este sistema, el cálculo de las cuotas que se deben abonar por el IRPF no se realiza en base a los ingresos reales, sino mediante estimaciones. Por ejemplo, para el sector del transporte, la cuota será mayor cuanto mayor sea el número de empleados o la carga del vehículo. Para un comercio a más superficie, empleados y consumo de electricidad, mayor factura fiscal.

¿Y quiénes pueden acogerse a ella? Entre otros, pueden acogerse los trabajadores por cuenta propia que sean dueños de bares o pequeños comercios —incluidos talleres de reparación de vehículos— y que facturen menos de 250.000 euros, así como transportistas que no superen los 125.000. De los más de 3 millones de autónomos españoles, alrededor de un 44% tributa por este sistema de estimación objetiva.

De esta forma, con la prórroga se mantienen intactos los importes tanto a personal empleado como a la capacidad de los vehículos, así como el límite máximo de vehículos de transporte para poder continuar acogido al régimen. En cuanto al IRPF para el transporte de mercancías: 10.090,99 euros de personal no asalariado, 2.728,59 euros de personal asalariado y 126,21 euros de carga del vehículo. Mientras, para el IVA del transporte de mercancías: 4.149,99 euros de personal empleado y 388,55 euros de carga del vehículo. En el caso, del transporte de mercancías de residuos: 1.948,64 euros de personal empleado y 181,58 euros de carga del vehículo.

Las asociaciones de transportistas han acogido con división de opiniones esta prórroga. Así, la Asociación de Transporte Internacional por Carretera (Astic), que agrupa a las mayores empresas del sector, considera que esta medida perpetúa la inseguridad jurídica, mientras que la Federación Española de Transporte de Discrecional de Mercancías (Fetransa) la ha recibido con "satisfacción".

Otras novedades para 2018

Esta prórroga no será la única novedad para los autónomos en 2018. También va a tener especial incidencia —sobre todo, en el colectivo de transportistas— las nuevas deducciones (dos) que deja la reforma: una, la que tiene con ver con dietas y otra, sobre la deducción de suministros afectos a la actividad.

De este modo, los autónomos que por motivos laborales tengan que comer fuera de casa o pernoctar (buena parte de los transportistas) pueden deducirse el gasto en el IRPF, en una cuantía diaria que asciende por comer fuera a 26,67 euros o 48,08 si es en territorio extranjero. Mientras, en el caso de pernoctación, las cuantías alcanzan los 53,34 euros y los 91,35 euros, respectivamente. Eso sí, sujeto a una serie de condiciones como que se realice fuera del municipio al que corresponda el domicilio del negocio, que el pago sea telemático y que se conserve el comprobante.

Por su parte, para aquellos que trabajan desde casa, se clarifica un poco la regla que venía aplicándose hasta ahora. Así, para deducir los suministros afectos a la actividad, siempre y cuando hayas notificado la vinculación de tu lugar de residencia a tu actividad en el modelo 036, se cuantifica en el 30% del total de la superficie la destinada a la actividad económica. Otra de las novedades es que el Gobierno congela las bases mínimas y máximas junto a la cuota de autónomos debido a la falta de cuentas públicas. 

En este sentido, a la espera de los próximos Presupuestos Generales del Estado, la cuota mínima de autónomos actual, que asciende a 275 euros, permanecerá vigente a inicios de 2018 para los autónomos que coticen por la base mínima de cotización de 919,80 euros, mientras que la base máxima se mantiene en 3.751,20 euros.

No obstante, las estimaciones que manejan los principales colectivos de autónomos, ATA y UPTA, hablan de una subida en torno al 3-4% de la base mínima y cuota de autónomos a partir de la puesta en marcha de las cuentas públicas (que muchos prevén que no será hasta el segundo semestre del año) lo que dejaría el cómputo anual en una subida ​​del 1,5-2%, pasando de los 919,80 euros actuales a unos 938 y la cuota de autónomos de los 275 euros a unos 279 €.