El nuevo desvío obligatorio para camiones a la AP-7 ya está en marcha

El nuevo desvío obligatorio para camiones a la AP-7 ya está en marcha

Un desvío obligatorio para camiones más. Justo en el arranque del dispositivo especial de tráfico con motivo de la Semana Santa, la carretera N-340 ha incorporado un nuevo tramo. Desde este pasado domingo 14 de abril, los camiones de cuatro o más ejes están obligados a usar la autopista AP-7 entre los peajes de Torreblanca y Peñíscola.

Dicho tramo restringido, de aproximadamente 30 kilómetros de longitud, se suma a los 180 kilómetros de restricción en la misma carretera nacional, que ya fueron aprobados en agosto de 2018 de forma conjunta por la DGT y el Servicio Catalán de Tránsito, extendiéndose el tramo restringido por las provincias de Castellón, Tarragona y Barcelona.

Bonificaciones para los camiones

Para compensar a los transportistas por los desvíos obligatorios a la autopista de peaje, el Gobierno aprobó el pasado 12 de abril mediante Real Decreto un plan de bonificaciones de la concesionaria de la autopista similares a los que se aplican en el restante tramo que ya se encontraba afectado por el desvío obligatorio, esto es, “de entre sólo el 42 y el 50% del importe del peaje según el tramo a recorrer”, según critican en Fenadismer. 

La argumentación empleada por el Ejecutivo estatal para imponer este nuevo desvío obligatorio menciona que la carretera "soporta un elevado tráfico de vehículos pesados que contribuye a elevar la congestión y la contaminación acústica, sobre todo en los tramos urbanos". En cambio, la situación de la AP-7 "presenta un mejor trazado y un mayor nivel de servicio, por lo que se considera que el desplazamiento mejorará la seguridad vial y reducirá la congestión y el nivel de emisiones de la N-340", añaden.

Ante este nuevo desvío obligatorio, desde Fenadismer señalan que continúan rechazando "la política de desvíos obligatorios de los camiones desde las carreteras nacionales a las autopistas de peaje, ya que ello supone inculpar al sector del transporte por carretera como principal responsable de los posibles accidentes que se producen en las carreteras, lo que es absolutamente incierto conforme a los datos estadísticos de siniestralidad vial que anualmente publica la Dirección General de Tráfico". 

Estas medidas se proponen con carácter temporal, hasta el final del periodo concesional que, en el caso de Aumar, es del 31 de diciembre de 2019. La financiación de las medidas propuestas se producirá por el peaje abonado por los nuevos vehículos captados por la autopista o con aportaciones del Ministerio de Fomento.