Los fabricantes piden que se rebajen los objetivos de emisiones de los camiones... y el PE sube los de turismos y furgonetas

Los fabricantes piden que se rebajen los objetivos de emisiones de los camiones... y el PE sube los de turismos y furgonetas

El pasado mes de mayo, como publicamos en TOP TRUCK, la Comisión Europea hizo público su objetivo de endurecer las medidas para los vehículos industriales pesados, proponiendo una reducción del 15% de las emisiones para 2025 (tomando la referencia de las emisiones que resulten del año 2019) y establecer un 30% de reducción para el 2030. Porcentajes ambos iguales a los previstos para turismos y furgonetas.

En un primer momento esta medida iba a afectar solo a los camiones de gran tonelaje, pero finalmente desde la Comisión Europea se ha propuesto ampliar esa limitación a todos los camiones y autobuses.

Como respuesta a este endurecimiento de los objetivos de emisiones, la Asociación Constructores Europeos de Automóviles (ACEA) ya ha manifestado que "son demasiado agresivos y poco realistas" teniendo en cuenta las circunstancias del sector. Por ello, ACEA propuso recientemente a la Comisión Europea que se rebaje a la mitad el objetivo de reducción de emisiones de dióxido de carbono (CO2) para vehículos nuevos pesados fijado por la Comisión Europea (CE). En concreto, los constructores proponían unas tasas del 7% para 2025 y del 16% para 2030, frente al 15% y 30% que marca Bruselas.

En un documento, ACEA refleja que un objetivo "obligatorio" de reducción de CO2 del 7% para camiones y demás vehículos pesados para 2025 supondría un 1,2% menos cada año respecto a los niveles registrados en 2019. La asociación defiende que es una meta "ambiciosa" y que exigirá un mayor ajuste para los fabricantes. De cara 2030, la asociación explica que una investigación del organismo de investigación independiente Transport & Mobility Leuven avala una reducción de CO2 para vehículos pesados del 16%.

En este contexto, la organización ya ha señalado en distintas ocasiones que considera "demasiado agresiva" la propuesta de Bruselas, subrayando que la industria de la automoción está "plenamente comprometida" con el objetivo de descarbonizar "aún más" el transporte por carretera y acoge "con satisfacción" el enfoque que marca la Comisión en dos pasos, uno para 2025 y otro para 2030.

Objetivos más duros para turismos y furgonetas

Sin embargo, la respuesta desde el Parlamento Europeo (PE) no parece ir en ese sentido. Su Comisión de Medio Ambiente ha votado a favor de elevar al 20% el objetivo de reducción de emisiones de CO2 (dióxido de carbono) para 2025 y al 45% para 2030 tanto para turismos como para furgonetas.

El informe aprobado propone elevar el objetivo de reducción de emisiones de CO2 comparándolo con los niveles que se registren en 2021, en oposición al 15% y al 30% que la Comisión Europea propuso, respectivamente. De momento, no se ha confirmado si este objetivo más estricto será también aplicado a los camiones...

Además, este informe del PE todavía tiene que ser ratificado a través de una votación del pleno del Parlamentario Europeo, que se realizará entre el 1 y el 4 de octubre. “Sin embargo, se trata de la posición del Hemiciclo de cara a las negociaciones que comenzarán posteriormente con el Consejo de la UE, institución que representa a los Estados miembros”.