NOTICIA
04-06-2018

Cámaras y sensores en camiones, más eficaces que rediseñar los vehículos para reducir muertes en ruta

La Comisión Europea acaba de presentar la tercera fase del Paquete de la Movilidad, con el objetivo de alcanzar una transición fluida a un sistema de movilidad seguro, limpio, conectado y automatizado. Las iniciativas presentadas incluyen una política integrada para el futuro de la seguridad vial, con medidas para los vehículos y las infraestructuras; las primeras normas de emisiones de CO2 aplicables a los vehículos pesados, un plan estratégico de acción para el desarrollo y la fabricación de baterías en Europa y una estrategia prospectiva sobre la movilidad conectada y automatizada.

De este modo, la Comisión propone que los nuevos modelos de vehículos estén equipados con funciones de seguridad avanzadas, como unos sistemas de frenado de emergencia y asistencia al mantenimiento en el carril para los coches o detección de peatones y ciclistas para los camiones. Además, Bruselas quiere ayudar a los Estados miembros a identificar de forma sistemática los tramos de carreteras peligrosos y a orientar mejor las inversiones. Según la Comisión, ambas medidas podrían salvar hasta 10.500 vidas y evitar casi 60.000 heridos graves.

En este sentido, las medidas de seguridad activa en camiones, que utilizan cámaras y sensores para aumentar el campo de visión del conductor, son un 50% más eficaces para reducir el número de muertes que rediseñar vehículos con cabinas de entrada baja, según un análisis realizado por el Laboratorio de Investigación de Transporte (TRL, por sus siglas en inglés) y el Centro de Estudios Europeos de Seguridad y Análisis de Riesgo (Ceesar, por sus siglas en francés).

Impacto negativo en la carga

Además, otro inconveniente de las cabinas de entrada baja es su impacto "negativo" en la capacidad de carga de los camiones, ya que requieren cambios "importantes" en el diseño del vehículo, lo que implicaría una mayor necesidad de unidades para transportar la misma carga, lo que llevaría a su vez a un aumento de las emisiones de dióxido de carbono (CO2).

Tal como recoge la Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles (ACEA), en las últimas décadas los sistemas de seguridad pasiva, como los cinturones de seguridad, han contribuido "en gran medida" a la seguridad vial, ya que limitan las consecuencias de los accidentes.

Por su parte, en la actualidad las medidas de seguridad activa, como los sistemas autónomos de frenado de emergencia o la advertencia de cambio de carril involuntario, ofrecen la posibilidad de evitar "por completo" situaciones de emergencia o ayudan al conductor a gestionarlas "adecuadamente" sin sufrir un accidente.

"ACEA acoge con satisfacción la próxima revisión del Reglamento de Seguridad General. Creemos que debe concentrarse en las medidas de seguridad que ofrecen los resultados más tangibles, a la vez que son más rentables", ha asegurado el secretario general de la asociación, Erik Jonnaert.

En Toptruck se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.