NOTICIA
29-05-2017

Casi uno de cada tres vehículos industriales es rechazado en las ITV en carretera

La DGT comenzó a realizar inspecciones técnicas de vehículos en carretera en octubre de 2016 con el objetivo, según Tráfico, de “mejorar las condiciones de seguridad de los vehículos industriales que circulan por nuestras carreteras, con independencia del Estado de su matriculación, y evitar accidentes”.

Las inspecciones se llevan a cabo a través de unidades móviles de ITV que se desplazan por todo el territorio de competencias de la DGT y la previsión era realizar 12.000 inspecciones en carretera cada año. Estos controles los lleva a cabo la DGT a través de los agentes de Tráfico de la Guardia Civil que son los encargados de parar a los vehículos para que posteriormente personal autorizado y acreditado realice las correspondientes inspecciones.

Pues bien, durante los casi cuatro meses de 2016 en los que estuvo en marcha y parte de 2017, las ITV en carretera realizadas ascendieron a unas 7.000 de las que el índice de rechazo medio fue del 28%, según los técnicos que participaron en las 26ª Jornadas Nacionales de ITV celebradas en Madrid.

Los puntos de control con mayor número de defectos detectados en este tipo de inspecciones fueron equipo de iluminación y sistema eléctrico (33%); chasis y accesorios del chasis (28%); y ejes, ruedas, neumáticos y suspensión (16%).

Según los expertos, estos datos "evidencian la importancia de controlar el nivel de mantenimiento de estos vehículos, más allá de la inspección técnica que se debe realizar de forma periódica".

Datos similares a las ITV convencionales

Llama la atención que estos controles ‘por sorpresa’ no arrojan datos muy diferentes a los detectados por las ITV convencionales en 2016. Unas ITV que, en teoría, se realizan con la posibilidad de haber pasado con anterioridad por el taller para revisar el vehículo y, en su caso, haber subsanado cualquier fallo que pudiera tener.

Así, el año pasado los vehículos que menos pasaron la inspección a la primera fueron los camiones (26,6%), remolques y semirremolques (26,3%) y autobuses (25,4%), unos porcentajes algo inferiores pero no muy lejos de los arrojados por las ITV en carretera. Además, en algunos casos, estos vehículos presentaban más de dos defectos graves por unidad.

En cuanto a los defectos graves detectados, los más frecuentes tampoco fueron muy distintos a los de las inspecciones en ruta ya que alumbrado y señalización (24,5%); ejes, neumáticos y suspensión (22,5%); y frenos (15,5%) también lideraron el ranking.

Cabe recordar que las unidades móviles que realizan estas inspecciones cuentan con equipamiento técnico suficiente para comprobar la identificación, el correcto estado del sistema de frenado, la dirección, visibilidad del conductor, equipo de iluminación y sistema eléctrico, ejes, ruedas, neumáticos y suspensión, chasis, emisiones contaminantes y demás equipos (báscula de 18 toneladas por eje, frenómetro para medir las fuerzas de frenado, cámara  termográfica, medidor especial de faros, detector de holguras en la dirección y suspensión, cámara para inspeccionar las partes inferiores de los camiones, analizador de gases…).

En Toptruck se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.