NOTICIA
07-04-2021

El registro salarial, obligatorio también para las empresas de transporte desde el 14 de abril

El 14 de abril estará en vigor la obligación para todas las empresas, independientemente de su sector de actividad, de realizar un registro retributivo de toda su plantilla, incluido el personal directivo y altos cargos.

El objetivo de dicho registro es garantizar que tanto los trabajadores, como la representación legal —en caso de haberla— o los propios inspectores puedan verificar de forma sencilla y rápida las posibles desigualdades salariales entre los empleados con un mismo cargo.

Este registro retributivo debe incluir los valores medios —media aritmética y mediana— de salarios, complementos salariales y percepciones extrasalariales del personal, desglosados por sexo, y distribuidos por grupos profesionales, categorías profesionales, nivel, puesto o cualquier otro sistema de clasificación aplicable.

Además, las empresas obligadas a llevar a cabo auditorías retributivas deberán reflejar las medias aritméticas y las medianas de las agrupaciones de los trabajos de igual valor en la empresa, conforme a los resultados de la evaluación de puestos de trabajo llevada a cabo por la empresa en el marco de la auditoría retributiva.

Así, cuando en una empresa con 50 o más personas trabajadoras, el promedio de las retribuciones de un sexo es superior a los del otro en un 25% o más, tomando el conjunto de la masa salarial o la media de las percepciones satisfechas, la empresa debe incluir en el registro una justificación de que dicha diferencia responde a motivos no relacionados con el sexo.

Este registro se realizará con carácter general de manera anual, a no ser que dentro del periodo haya una modificación sustancial de alguno de los elementos del registro.

Aprobado en 2019

La obligación para todos los negocios de contar con un registro salarial no es nueva. El 8 de marzo de 2019 se modificó el artículo 28 del Texto Refundido del Estatuto de los Trabajadores, que en su artículo 2 señala que "el empresario está obligado a llevar un registro con los valores medios de los salarios, los complementos salariales y las percepciones extrasalariales de su plantilla, desagregados por sexo y distribuidos por grupos profesionales, categorías profesionales o puestos de trabajo iguales o de igual valor".

Desde aquel momento, todos los empleadores, independientemente de cuántos trabajadores tengan a su cargo, deben contar con un registro salarial actualizado y a disposición de la inspección de trabajo.

No obstante, tras el desarrollo normativo de 2020, se estableció un plazo de 6 meses para adaptarse a las nuevas obligaciones. Esto implica que, la obligación efectiva no arranca hasta del 14 de abril de 2021, cuando todas las empresas ya sí deberán contar con un registro retributivo adaptado al RD 902/2020.

¿Cómo hacer el registro?

El mecanismo es similar al del registro de la jornada. Sin embargo, y mientras que el registro de la jornada tuvo mucha repercusión mediática y quedan ya pocos empleadores que no lo conozcan, la mayoría de pequeños negocios no saben que también tienen que registrar los salarios de sus empleados y que, de no hacerlo, se enfrentan a sanciones.

Además, al igual que ocurre con el registro de la jornada, en cualquier campaña de inspección, sea cuál sea su motivo, se puede solicitar este documento ¿Y cómo se hace?

Como contábamos más arriba, dicho registro debe de incluir los valores medios de los salarios, de los complementos salariales y de las percepciones extrasalariales de la plantilla y desagregados por sexo. Para establecer este registro retributivo habrá que señalar debidamente desglosadas por sexo, la media aritmética y la mediana de lo realmente percibido, en bruto anual, por cada uno de estos conceptos en cada grupo profesional, categoría profesional, nivel, puesto o cualquier otro sistema de clasificación aplicable en la empresa.

Asimismo, también hay que definir qué parte de la retribución corresponde al salario base y percepciones extrasalariales. Por tanto, el registro debe de incluir todas las percepciones que reciban los empleados, ya tengan carácter salarial o extrasalarial, con diferenciación del sexo, clasificación profesional y la composición del salario.

Una vez se hayan señalado en el registro estos datos, habrá que buscar y reflejar las medias y las medianas de lo percibido por los trabajadores. La media correspondería a la división entre todos los conceptos salariales cuantitativos dividido por el número de empleados que componen estos datos.

Mientras, la mediana será la cuantía que está en el medio. Por ejemplo, si existen nueve personas en un mismo grupo profesional, la cuantía que deberemos reflejar es la que se sitúa en quinto lugar. Y si son pares (por ejemplo, 10) sería la media de las cuantías situadas en las posiciones quinta y sexta (es decir, la suma de ambas cuantías divididas entre dos).

Sanciones de hasta 6.250 euros

Las empresas que no cumplan con esta obligación en materia de igualdad incurrirán en una infracción grave recogida en la Ley sobre Infracciones y Sanciones en el Orden Social (LISOS). Según esta norma, las infracciones en materia de relaciones laborales y empleo se sancionarán con multa:

  •     En su grado mínimo, de 626 a 1.250 euros
  •     En su grado medio de 1.251 a 3.125 euros
  •     En su grado máximo, de 3.126 a 6.250 euros.

Además, en el caso de que la inspección concluyera que no sólo no se cuenta con el registro, sino que además se ha incurrido en una discriminación salarial por razón de sexo, la infracción podría ser considerada como muy grave y conllevaría multas:

  •     En su grado mínimo, de 6.251 a 25.000 euros
  •     En su grado medio de 25.001 a 100.005 euros
  •     En su grado máximo, de 100.006 euros a 187.515 euros.
En Toptruck se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.