NOTICIA
11-09-2019

Europa endurece los requisitos de seguridad también en los vehículos industriales

Alcanzar el objetivo de cero accidentes es uno los anhelos de la Unión Europea. Para ello, el Parlamento Europeo ha aprobado un nuevo Reglamento General de Seguridad. Este documento aborda los problemas específicos de los usuarios más vulnerables de la vía pública, y tiene en cuenta por primera vez la aparición de soluciones de movilidad sin carrocería (patinetes eléctricos) o las sillas de dos ruedas, que conviven con el resto de vehículos sin ningún tipo de regulación.

Según datos de la Dirección General de Tráfico, en 2017 se produjeron más de 100.000 accidentes con víctimas en la Unión Europea, en los fallecieron 25.300 personas y hubo 135.000 heridos graves, cifras que se reducen año a año gracias a las medidas de seguridad implementadas en la Unión Europea. En España se han contabilizado 489 fallecidos en el primer trimestre de 2019, uno de los datos más bajos que existen desde se analiza esta variable.

Desde la Unión Europea se pretende equipar a los vehículos con soluciones tecnológicas que faciliten la conducción y, a su vez, la hagan más segura. Asistentes de velocidad, sistemas avanzados de frenado de emergencia y de mantenimiento de carril, mecanismos de advertencia ante la somnolencia y la atención del conductor, técnicas de advertencia de distracciones y detectores de marcha atrás, son algunos de los dispositivos de seguridad con los que se quiere equiparar a los nuevos automóviles.

Juan Portillo, director técnico de ITV de TÜV SÜD España, "los sistemas de asistencia al conductor serán aún más importantes en los vehículos de conducción autónoma. Aunque hay muchos proyectos en marcha, tendremos que definir un marco legal y unos requerimientos técnicos que garanticen la seguridad y protección frente a las funciones de conducción altamente autónoma".

Más exigencias para los vehículos industriales

Algunas de las medidas que se instauraron en el anterior reglamento, publicado en 2014, como el aviso de olvido del cinturón de seguridad, se amplía a todos los turismos y furgonetas, y asientos delanteros en camiones y autobuses. Se contempla la instalación de registradores de datos de eventos (conocido como "caja negra"), con el fin de contribuir al análisis y conclusiones del estudio de accidentes de tráfico, para seguir adoptando medidas que ayuden a reducir el número de accidentes en carretera.

Todos estos sistemas se incorporarán de forma paulatina en 2022 para nuevos tipos de vehículos, dependiendo de su categoría, pero "deberán ser verificados en inspecciones técnicas periódicas que aún están por determinar. El reto del sector será adaptarse a estas nuevas tecnologías para seguir protegiendo la seguridad vial. Por su parte, los fabricantes deberán ser los primeros en cooperar con toda la información necesaria".

El director técnico de ITV de TÜV SÜD España reconoce la importancia de renovar el reglamento, aunque sigue echando en falta "un esfuerzo por utilizar la tecnología como una herramienta para mejorar la seguridad de las carreteras e, incluso, de los peatones, con pasos de cebra inteligentes o la comunicación de las vías con los vehículos". Para Juan Portillo, "es necesario que todo medio de transporte que comparta cualquier vía pública con el resto de vehículos siga unas normas, tanto para su seguridad como para el resto. La aparición de nuevas soluciones de movilidad exige un estudio en profundidad de las condiciones de contorno".

En Toptruck se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.