NOTICIA
14-01-2021

Si eres conductor de camión, no te pierdas estos consejos para una conducción segura en invierno

Con la paulatina vuelta a la normalidad en las principales vías de nuestro país tras Filomena, hay que destacar la importancia no sólo de tener en perfectas condiciones nuestro camión, sino de seguir una serie de consejos para no sufrir un accidente en la carretera.

La borrasca Filomena ha traído lo peor del invierno: nevadas (las mayores de las últimas décadas en muchos puntos de la Península) y unas heladas que, aún hoy, siguen complicando la vida a miles de conductores. En este sentido, los camioneros se han llevado la peor parte, y es que muchos de ellos se han quedado atrapados en la carretera y muchos otros han tenido la suerte de poder parar en un área de servicio.

El temporal de nieve ha puesto de manifiesto que nuestro país no está preparado para estas condiciones. Por ello, para evitar estas situaciones en el futuro, es recomendable no bajar la guardia y seguir una serie de recomendaciones para no sufrir con nuestro camión un accidente. Asimismo, realizar las convenientes revisiones periódicas, cobra más importancia que nunca ante temporales de estas características.

Anticiparse es fundamental

La anticipación y la previsión son los dos requisitos indispensables durante la conducción en invierno. Siempre hay que estar preparado para un imprevisto, pero en invierno cobra más sentido que nunca, ya que las distancias de frenado aumentan y el comportamiento del camión se vuelve más inestable. También hay que estar preparado para los errores ajenos. Una buena anticipación nos evitará sufrir un accidente.

¿Un truco? Desconfía de las acciones del resto de conductores y anticípate a sus movimientos; lo mismo con peatones. Evitarás la mayoría de accidentes y no pondrás en peligro ni tu camión ni la carga que llevas.

Conducir sin frío ni calor

Tener una buena temperatura en el interior de nuestro camión es muy importante, ya que así evitaremos que aparezcan síntomas de fatiga o somnolencia. La temperatura ideal (también sirve para verano) debe estar entre los 20 y los 22ºC.

Asimismo, es recomendable llevar suficientes provisiones para poder pasar unos días si nos quedamos atrapados en la carretera: ropa y calzado adecuados para el invierno, comida, mantas para pasar la noche, algún pasatiempo...

Consejos de conducción

A la hora de circular con un camión, elementos como la lluvia, la niebla, el viento, la nieve o el hielo afectan de una manera mucho más directa. El viento puede hacer que el camión vuelque, por lo que habrá que estar atento al parte meteorológico. Si el viento nos pilla por sorpresa, es imprescindible agarrar el volante con firmeza e ir corrigiendo las desviaciones, especialmente cuando se rebasa una zona protegida del viento.

Para agua, nieve o hielo, es conveniente desactivar los sistemas de frenado vinculados a ayudas auxiliares y tener en cuenta que la distancia de frenado aumentará considerablemente. En el caso de nieve o hielo en la carretera, todos los neumáticos deben rodar por la misma superficie para evitar que el vehículo sufra pérdida de agarre. Además, debemos evitar las rodadas de otros vehículos si observamos que hay hielo.

En zonas llanas se tiene que circular con la marcha más larga posible, mientras que en pendientes descendentes deberemos ir en marchas cortas (aprovechando el freno motor) y evitando a toda costa tocar el freno, ya que podríamos perder el control del camión.

Y si tenemos que arrancar desde parado en nieve o hielo, lo primero es poner las ruedas rectas, soltar suavemente el embrague y no mover la dirección hasta que el camión esté en movimiento.

Para aparcar, conviene no dejar el freno de mano echado, ya que las pastillas podrían quedar pegadas al disco por la congelación. En su lugar, debemos colocar un calzo y dejar una marcha metida.

El mantenimiento es igual de importante

Hasta ahora hemos hablado de consejos, pero lo cierto es que tener en perfecto estado nuestro camión también es esencial cuando las condiciones climatológicas son duras.

  • Neumáticos: presión correcta y conforme a las circunstancias. Y si queremos evitar contratiempos, una buena idea es apostar por unos neumáticos de invierno si circulamos habitualmente por zonas donde la temperatura no sobrepasa los 7ºC. Están marcados con tres picos con un copo de nieve (3PMSF) y cuentan con un dibujo y materiales especiales para circular en circunstancias de mucha nieve y hielo. Además, su efectividad es igual de buena cuando la carretera tiene muy poca temperatura.
     
  • Batería: revisarla o sustituirla antes de que llegue el invierno.
     
  • Circuito de refrigeración: dependiendo de la zona a la que se vaya, especialmente si es el norte de Europa, cambiarlo por uno que soporte temperatura realmente bajas.
     
  • Limpiaparabrisas: dejarlos abiertos para evitar que se congelen. El depósito de agua se puede combinar con algún producto para que no se congele.
     
  • Luces: comprobar que funcionan antes de cada trayecto y llevar bombillas de repuesto.
En Toptruck se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.