NOTICIA
22-08-2019

Solo 500: el último prototipo de Pegaso era toda una revolución tecnológica

En la mitología griega, Pegaso fue el primer caballo que llegó a estar entre los dioses. Nacido de la sangre derramada por Medusa cuando Perseo le cortó la cabeza, este caballo alado perteneció a Zeus, dios del Cielo y de la Tierra.

Asimismo, Pegaso fue también la marca comercial de Enasa (Empresa Nacional de Autocamiones, S. A.), fabricante de turismos (aunque casi nadie lo recuerde), camiones, autobuses, tractores... y que se convirtió en uno de los principales fabricantes europeos de vehículos industriales hasta que en 1990 fue vendida al grupo italiano Iveco integrando al consorcio sus vehículos.

Pues bien. Un año antes de su venta, en 1989, la firma española hizo su particular canto del cisne. Justo antes de ser vendida a Iveco, presentó una revolucionaria cabeza tractora muy adelantada a cualquier otro camión o vehículo industrial de su tiempo.

Denominado Solo 500, contaba con adelantos inéditos en aquella época como pantallas informativas, GPS o cámara de visión trasera. Únicamente se fabricaron dos prototipos, de los cuales solo se conserva uno y está en Galicia: pertenece al futuro Museo de la Automoción de la Fundación Jorge Jove.

Según contaba recientemente La Voz de Galicia, este prototipo se presentó hace justo 30 años en el Salón del Automóvil de Barcelona. Creado sobre un chasis “Troner” esa unidad, conocida como “0” no era operativa pero vislumbraba el buen quehacer de Pegaso.  

La carrocería (diseñada por Podadera) tenía un coeficiente aerodinámico inusualmente bajo entonces y se presumía que estaba fabricada en materiales compuestos que aligeraban el peso (fibra de vidrio en realidad). Como novedad, las puetas eran deslizantes.  

Apertura con tarjeta, cámparas, volante multifunción...

En la cabina, la electrónica lo invadía todo, desapareciendo los indicadores convencionales en favor de pantallas. El volante, más propio de un F1, incorporaba mandos que aglutinaban las funciones más importantes. Además, contaba con apertura con tarjeta, cámaras de vídeo hacían las veces de retrovisores, y el interior era espacioso y cómodo, y presentaba soluciones telemáticas absolutamente novedosas.

Acabada la muestra barcelonesa, el camión fue desmontado para dotarlo de un mejor chasis, perfeccionarlo y ampliar las funciones del volante. También adquirió un nuevo motor de casi 13 litros (basado en el clásico 12l de la marca) con nuevo turbo y alimentación, y componentes cerámicos que lo dotaron de los publicitados 500 CV.  

Claramente, el Solo 500 era un escaparate tecnológico que adelantaba varios pasos a Enasa de su competencia. El prototipo se paseaba por salones y hasta hizo de 'Pace truck' (vehículo de seguridad) en las carreras del Circuito del Jarama. Fue entonces cuando, por cuestiones prácticas, se le añadieron retrovisores o el tacómetro analógico. Incluso la defensa delantera fue recortada para evitar rozaduras.

La orden para fabricar una pequeña serie de 10 ejemplares para que clientes fieles lo testaran ya estaba en marcha, pero cuando Iveco/Fiat se hizo con el control de Enasa, la primera decisión fue paralizar todos los nuevos proyectos.

A partir de ahí, el Solo 500 fue apartado y aparcado en los almacenes del centro histórico Pegaso, un pequeño departamento de Iveco. Años más tarde fue objeto de estudio en el Centro de Investigación del Automóvil de Madrid y exhibido, de forma temporal, en el Museo del Automóvil de Salamanca.

Ya a principios del s. XXI Iveco lo dona a la Fundación Jorge Jove, que tuvo que realizar una restauración estética importante del vehículo por los daños sufridos durante sus años de almacenaje. Ahora, conservado entre algodones, espera su oportunidad para cuando el Museo de Automoción de Galicia sea una realidad.

En Toptruck se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.